Carta a la comunidad de la diversidad

Somos las personas que a veces parece que no existimos.

Aquellas a las que aún hoy se les dice que no existen. O que nuestra existencia es fruto de un error que se debe solucionar. Somos las que vivimos en ciudades y pueblos de Catalunya, como es Barcelona, y en el año 2020 aún seguimos atentas a los intentos de patologización y a las terapias de conversión por parte de profesionales de la salud. Y que acostumbramos a responder renunciando a la asistencia sanitaria, especialmente en el ámbito de la salud mental, por miedo que al denunciarlo seamos nosotras a las que se nos cuestiona.

Somos las personas percibidas, según los estudios, como robots o animales: los humanos victimizados con deshumanización. Somos las personas que sabemos que no es lo mismo deseo sexual que atracción sexual, aquellas para las cuales es muy importante la existencia y división de las diversas atracciones. Personas, como todas, con pasiones, sentimientos, y unas u otras preferencias y conductas delante del sexo.

Somos la comunidad asexual.

Somos la entidad que reivindica la existencia de un espectro para toda la sexualidad humana, y otro para toda la afectividad humana, las cuales interaccionan de diversa manera con todos los géneros. También somos la entidad que intenta acoger a aquellas personas que nunca sienten atracción sexual. Y aquellas que la sienten de manera poco frecuente, las que se encuentran en el espectro asexual.

Somos la entidad que recoge el trabajo desarrollado por las redes internacionales y mira de ofrecer una visión honesta, no patologizadora y desestigmatizante de las personas del espectro asexual y las personas del espectro arromántico.

Somos aquel grupo de personas que en el 2016 comenzamos a dar la cara en entrevistas en televisión, radio y prensa escrita. Las que aguantamos los ataques que hubo en respuesta, delante del silencio del resto de instituciones. Y vimos como aquellas psicólogas que que se posicionaron en defensa de la dignidad de las personas asexuales fueron apartades de congressos e instituciones.

Somos activistas que, con todo, participamos en los congresos españoles de sexología, en la celebración de la Petonada de Sant Jordi, el Encuentro Internacional de Observatorios Contra la LGTBIfobia, el Monifesta’t del Esplac, el máster de la UAB, el máster de l’Institut Gomà, las charlas del Siver…

También estuvimos en Lleida, cuando Colors de Ponent nos invitó. Y en Madrid, cuando lo hizo la Fundación Triángulo. Participamos en la Conferencia Internacional de Derechos Humanos en el WorldPride, al lado de más de 200 ponentes de 46 países de 5 continentes, en los que destaba la participación de la ONU, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, Amnistía Internacional, UNICEF, Cruz Roja y muchas otras entidades. Allí acordamos en una declaración conjunta que la comunidad LGTBIQA+ requiere medidas concretas en los ámbitos de la investigación, la formación y el acceso a los tratamientos sanitarios.

Somos el movimiento al cual le cuesta avanzar, pero lo seguimos intentando.

Somos la Asociación Catalana de Asexuales.

Hoy hacemos un paso que consideramos muy importante y del cual sentimos orgullo. Paralelamente al envío de esta carta, iniciamos los trámites de nuestra solicitud para ser miembros del Consell Nacional LGTBI de la Generalitat de Catalunya. Y lo hacemos con la vista puesta en el futuro.

Os dirigimos esta carta para que nos permitáis aportar más diversidad a la ya existente y reconocida dentro del colectivo y la sociedad.

Y lo queremos hacer a vuestro lado.