Las series catalanas, punta de lanza de la diversidad

La representación es importante, también en las series que vemos, como las series catalanas. Vivimos rodeados de películas, series, libros, canciones… que intentan representar la realidad. Pero, ¿Qué pasa cuando no te encuentras en esta realidad? Cuando no ves aquel personaje que siente lo mismo que tú, que piensa lo que se te pasa por la cabeza, que te representa. Quizás te sientas solo; quizás te sientas diferente. Eso no ayuda a creer que lo que sientes es real y es válido. Por este motivo, la representación es importante.

La asexualidad, poco a poco, gana espacio antes heteronormativo

Actualmente, se empienzan a ver, cada vez más, personajes asexuales. Personajes que trasladan a la pantalla o al papel la orientación sexual que compartimos. Y la enseñan con un futuro, con normalidad. El ejemplo más reciente, y que es próximo a nuestra experiencia, es Ari, de Com si fos ahir. Es interesante como, de forma natural, tratan temas que provocan muchas discusiones con las personas no asexuales. La serie lo deja claro: No es por un trauma, no es por falta de experiencia, no es por miedo.

[alerta spoiler]

Ari tiene relaciones sexuales, ha tenido varias veces, pero sigue sin convencerla. Y cuando tiene con su pareja, explica que dudaba si al amar a la persona sería diferente, pero no lo es. No es que tenga que encontrar a LA persona. Es realista, porque se muestra el efecto que tiene la desinformación sobre esta orientación en las personas que lo viven de forma directa. Ari se siente mal al pensar que va a perder a su pareja por ser como es y no poder hacer nada. Manel se siente mal porque la ama, pero al mismo tiempo no la entiende, porque va contra de todo aquello que le han enseñado.

Com si fos ahir, serie catalana y ejemplo a seguir, cuenta con nuestro apoyo

La comunidad asexual esperaba expectante desde el momento en el que se empezaron a ver señales de que Ari podría ser asexual. ¿Cómo lo resolverían? Después de haber vivido tantos personajes que podrían haberlo sido y de repente los “curan”, nos cuesta esperanzarnos con señales como estas. Por este motivo, gracias Com si fos ahir. Gracias por habernos representado y no haber abusado del sensacionalismo y del ataque a las minorías. Esperemos que la historia de Ari pueda llegar a mucha gente y seguimos juntos el buen camino de normalizar la asexualidad como orientación sexual.